3a sessió Seminari/Taller “Realisme(s)”

Buenos días, son las 10:00 (AM) del martes 24-05-11 y nos encontramos en las puertas del MNAC.

Iniciamos aquí la 3ª sesión del seminario-taller Realismo(s). La herencia de Courbet

En la sesión de hoy veremos el tercer ámbito de la exposición, concretamente “Arte viviente” que corresponderían a las escenas cotidianas de la época.

Tercer Ámbito “Arte viviente” (Escenas cotidianas, 13 obras expuestas)
“Ser capaz de traducir las costumbres, las ideas, la apariencia de mi época, de acuerdo con mi apreciación, en una palabra, hacer arte vivo, éste es mi objetivo.” Con estas palabras acaba un escrito de Courbet de 1855 que, aunque no lo escribió como manifiesto del realismo, se considera como tal. En efecto, aunque cualquier ámbito de esta exposición responde a esta máxima del fundador del realismo, se reúnen aquí las obras que más directamente reproducen esta voluntad de plasmar los personajes y las escenas cotidianas tal como eran en la realidad del momento, es decir, sin concesiones a la imaginación del artista. De ahí que el ámbito se haya acompañado de fotografías, una disciplina que entonces estaba muy en boga en Francia y que sin duda condicionó la mirada de los pintores realistas.

Escenas cotidianasde Gustave Courbet.
“La hilandera dormida” (1853). Óleo sobre tela. Musée Fabre. Montpellier.

En esta obra, una de las pinturas que Courbet seleccionó para formar parte de su famoso Pabellón del Realismo de 1855, lejos de representar a una hilandera como en la tradición clásica, el artista elige como protagonista de la escena a una mujer coetánea suya en el momento en que ha sucumbido al cansancio y se ha quedado dormida. Aunque el tema de esta obra fue objeto de diversas interpretaciones en su momento, todas ellas coincidieron en señalar la carga sensual que transmite la mujer por su actitud de absoluto abandono y por el protagonismo de su mejilla, de su cuello y de su nuca que reciben un potente foco de luz. Sin duda contribuye también a la sensación de realidad y de proximidad que respira la obra el tratamiento de las telas y sobre todo el hecho de que la figura ocupe un rotundo primer plano en un encuadre propio de la fotografía, entonces tan en boga en Francia.

“Retrato del artista llamado “El hombre herido” (1844-1854). Óleo sobre tela. Musée d´Orsay. París.

“Siesta campestre” (hacia 1844). Carboncillo, lápiz grafito y difumino sobre carbón. Musée des Beaux-Arts et Archéologie. Besançon.

“Marc Trapadoux examinando un libro de estampas” (hacia 1849). Óleo sobre tabla. Musée d´Art Moderne de Troyes.

Escenas cotidianas de Ramón Martí Alsina.

“La siesta” (1884). Óleo sobre tela. Colección particular.

Diez años antes de su muerte Martí Alsina consiguió plasmar en esta obra, una de sus mejores producciones, la lección aprendida en París, donde conoció directamente la pintura realista. Con todo, la comparación de esta obra con las de sus colegas franceses que aquí la acompañan evidencia también las diferencias entre el lenguaje del artista catalán y el de Courbet o Carolus-Duran. En la siesta, 20 años mas tardía que la de los autores mencionados, el pintor no realiza un encuadre próximo a la fotografía, como hacen los citados pintores, sino que integra al personaje en una escena de interior representada con todo lujo de detalles que le roba algo de protagonismo al sujeto principal; asimismo el tratamiento de la luz es mucho menos contrastado y la extracción social del protagonista, a diferencia de los que representan los realistas franceses, es un inequívoco representante de la burguesía catalana.

“Mujer dormida en una butaca Antoinette” (1878). Mina conté y blanca MNAC. Barcelona.

“El hijo del pintor, Retrato de Ricard Martí (Hacia 1862-1863). Óleo sobre tela. Colección particular.

En la década de 1860, Martí Alsina realizo algunas pinturas que tienen a sus hijos, todavía niños, como protagonistas. En esta escena muestra un entorno de un cierto confort de lo que probablemente debía ser un rincón de su propia casa, en el que su hijo Ricard, indolente, descansa en una butaca. El artista no busca ni el efecto pintoresco ni el sentimentalismo fácil, simplemente se limita a mostrar un momento de intimidad de su vida domestica cotidiana. El resultado es una obra atractiva, de factura muy acabada, donde todos los detalles están representados de manera bastante meticulosa, y uno de cuyos mejores aciertos es el foco de luz que ilumina la figura del niño y dota de una gran intensidad al color blanco de su camisa. La suma de todas estas características convierte a la tela en uno de los primeros y más conseguidos ejemplos de la adscripción del pintor a la nueva sensibilidad realista.

Después de ver este ámbito de la exposición, daremos por concluida en esta sesión la visita a la exposición Realismo(s). La huella de Courbet.

Después de salir del MNAC nos dirigimos a las aulas de SUSOESPAI. Creació i Salut mental, para realizar la segunda parte de la sesión, la parte más plástica.

El trabajo creativo que realizaremos hoy consistirá en recuperar los retratos de la primera sesión, acabar los tres dibujos de los retratos de la infancia, de la juventud o la edad madura y el de la vejez.

Crearemos un tríptico con ellos uniendo los tres retratos por medio de unos agujeros en los laterales que entrelazaremos con cordón, cuerdas, hilos, rafia etc.
La sesión estará amenizada con música relajante y por el olor sutil de las barritas de incienso que se consumen lentamente, creando un espacio ideal para el trabajo.

Las imágenes que os enseñamos a continuación os aclararán el proceso de hoy

(Aquí podemos ver como una compañera ha acabado los tres retratos)

(Con la ayuda de una regla marcamos dónde irán los agujeros para unir el tríptico)

(Una vez marcadas las posiciones de los agujeros con una pequeña maquina de hacer orificios realizaremos todos los necesarios para formar nuestro tríptico)

(Unimos las hojas utilizando la cuerda pasándola a través de los agujeros)

(Resultado del tríptico acabado)

Bueno compañer@s y amig@s, hasta aquí todo lo acontecido en la sesión de hoy, espero que lo hayáis pasado tan bien como yo.

Ya sabéis que las imágenes que documentan el proceso creativo de la sesión de hoy se encuentran alojadas en el apartado de SUSOIMATGES al que podéis acceder por 2 vías: directamente a través del SUSOBLOG, o sobre la pestaña de la página principal de la página web www.susoespai.org

Comentaros por último que todas las imágenes utilizadas para ilustrar esta sesión son obras de dominio público por haber pasado más de 100 años del fallecimiento de los dos autores. Y han sido sacadas de la pagina web http://commons.wikipedia.org
Para la próxima sesión, la nº 4, quedaremos a las 10:00 (AM) delante de la entrada del edificio donde se encuentran las aulas de SUSOESPAI, pues acabaremos el trabajo iniciado en la 2ª sesión con Elisa Pellacani.

Y sin nada más que deciros me despido de tod@s vosotr@s con un cariñoso abrazo,

Vuestro compañero y amigo Raúl.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *